One of us cannot be wrong

I lit a thin green candle, to make you jealous of me.
But the room just filled up with mosquitos,
they heard that my body was free.
Then I took the dust of a long sleepless night
and I put it in your little shoe.
And then I confess that I tortured the dress
that you wore for the world to look through.
I showed my heart to the doctor: he said I just have to quit.
Then he wrote himself a prescription,
and your name was mentioned in it!
Then he locked himself in a library shelf
with the details of our honeymoon,
and I hear from the nurse that he’s gotten much worse
and his practice is all in a ruin.

I heard of a saint who had loved you,
so I studied all night in his school.
He taught that the duty of lovers
is to tarnish the golden rule.
And just when I was sure that his teachings were pure
he drowned himself in the pool.
His body is gone but back here on the lawn
his spirit continues to drool.

An Eskimo showed me a movie
he’d recently taken of you:
the poor man could hardly stop shivering,
his lips and his fingers were blue.
I suppose that he froze when the wind took your clothes
and I guess he just never got warm.
But you stand there so nice, in your blizzard of ice,
oh please let me come into the storm.

Traducción

Encendí una vela verde, para ponerte celosa.
Pero la habitación se llenó de mosquitos,
oyeron que mi cuerpo era gratis.
Entonces cogí el polvo de una larga noche en vela
y lo puse en tu pequeño zapato.
Y confieso que torturé el vestido
que llevebas puesto para que el mundo te ignorara.
Mostré mi corazón al doctor y dijo: “tengo que quitarlo”.
Se hizo una receta,
¡con tu nombre escrito en ella!
Se encerró en una estantería para libros
con los detalles de nuestra luna de miel,
y me he enterado por la enfermera que está mucho peor
y ha arruinado su trabajo.

Escuché que un santo te amó,
así que estudié toda la noche en su academia.
Enseñaba que el deber de los amantes
es empañar la regla de oro.
Cuando estuvo seguro de que sus enseñanzas eran puras
se ahogó en la piscina.
Su cuerpo se ha ido pero aquí de vuelta en el césped
su espíritu continúa babeando.

Un esquimal me mostró una película
que te acababa de filmar:
el pobre hombre apenas podía dejar de tiritar,
sus labios y sus dedos estaban amoratados. (Empleado aquí con doble sentido, ‘blue’ también es ‘triste’).
Supongo que se congeló cuando el viento se llevó su ropa
y supongo que nunca entró en calor.
Pero sigues tan bonita, en tu tormenta de hielo,
oh, por favor déjame entrar en la tormenta.

Anuncios

Acerca de Tony G. Bolaño

Prefiero soñar tocando de oído que limitarme a leer el pentagrama. Ver todas las entradas de Tony G. Bolaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: