Avalanche

Well I stepped into an avalanche
It covered up my soul.
When I am not this hunchback that you see
I sleep beneath a golden hill.
You who wish to conquer pain
You must learn, learn to serve me well

You strike my side by accident
As you go down for your gold
The cripple here that you clothe and feed
Is neither starved nor cold
He does not ask for your company
Not at the centre, the centre of the world

When I am on a pedestal
You did not raise me there
Your laws do not compel me
To kneel grotesque and bare
I myself am the pedestal
For this ugly hump at which you stare

You who wish to conquer pain
You must learn what makes me kind
The crumbs of love that you offer me
They’re the crumbs I’ve left behind
Your pain is no credential here
It’s just the shadow, shadow of my wound

I have begun to long for you
I who have no greed
I have begun to ask for you
I who have no need
You say you’ve gone away from me
But I can feel you when you breathe

Do not dress in those rags for me
I know you are not poor
You don’t love me quite so fiercely now
When you know that you are not sure
It is your turn, beloved
It is your flesh that I wear

Traducción

Planté el pie en una avalancha
que cubrió mi alma.
Cuando no soy este jorobado que ves
duermo bajo la colina dorada.
Tú que deseas conquistar el dolor
debes aprender, aprender a servirme bien.

Golpeas mi costado por accidente
cuando bajas a por tu oro.
Este deforme al que vistes y alimentas
no pasa hambre ni frío.
No te pide compañía
no en el centro, centro del mundo.

Cuando estoy en un pedestal
no me subiste a él.
Tus leyes no me obligan
a arrodillarme grotesco y desnudo
Yo soy el pedestal
para esta joroba a la que te quedas mirando.

Tú que deseas conquistar el dolor
debes aprender lo que me hace amable.
Las migajas del amor que me ofreces
son las migajas que dejé atrás.
Tu dolor no tiene credencial aquí
solo es la sombra, sombra de mi herida.

He empezado a extrañarte,
yo que no tengo avaricia.
He empezado a preguntar por ti,
yo que no tengo necesidad.
Dices que te has alejado de mí,
Pero puedo sentir tu aliento.

No te vistas con esos harapos por mí,
sé que no eres pobre.
No me amas tan salvajemente
cuando sabes que no estás segura.
Es tu turno, querida
Es tu carne con lo que me visto.

Anuncios

Acerca de Tony G. Bolaño

Prefiero soñar tocando de oído que limitarme a leer el pentagrama. Ver todas las entradas de Tony G. Bolaño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: